martes, 29 de julio de 2014

Être et avoir, la vocación del pedagogo

Hay muchas reflexiones en el cine sobre la vocación pedagógica. Pocas, tan sutiles y delicadas, como Être et avoir (2002), de Nicolas Philibert, ese testimonio documental que aborda el tema de la clase con los niños más pequeños. 



Es el inicio de la temporada escolar. La nieve, el primer día; la imagen de los campesinos arriando vacas; las tortugas, que llegan al salon de clase aparecen con una carga algo simbólica. La tarea es lenta: hay que tener y mostrar paciencia. Lo que está afuera es el mundo: la nieve, el frío. Adentro el espacio de la clase es casi un refugio. Afuera hay un mundo amenazante, pero adentro el profesor ha creado un espacio en donde se puede escribir "mamá" y hablar de pesadillas, sin temor. 




El asunto de las primeras letras no es tan sencillo. El maestro que alienta la escritura con voz gentil. Preguntas central: qué es el pedagogo. Alguien que lleva de la mano a los niños a la escuela o que sale a pasear con ellos y que les habla del mundo. 




El pequeño grupo de trabajo: hay que conducirlos a todos, pero todos sin distintos. Y debe entonces repartir sus funciones: no un solo niño sino varios; no solo los niños sino los padres. 




El maestro ejerce un dominio pero no tiraniza a sus pupilos. Discute y habla de ese "dominio". Reflexiona con ellos o les ayuda a reflexionar.




Algunas pistas sobre este docente:

Reconocer el trabajo de los niños
Enseñarles el valor del compromiso
Crear un espacio de camaradería.
Hablar del futuro, de sus sueños.
Salir con ellos.
Compartir sus experiencias.
Estar a su lado.



Los retos de un docente: 
Establecer sus metas y las diferencias para cada uno de sus alumnos.
Ejercer una autoridad, no un autoritarismo.
La persistencia: todos los días la tarea inicia y al final llegan nuevos alumnos, en tanto otros se van a una nueva escuela.



Escuela, el salón de clase: es fruto no solo de los medios que otorga una institución o un Estado, sino también la invención de un maestro.
El ingreso al mundo de las reglas. Se discute sobre estas reglas, sobre los compromisos.
Las primeras letras. No se trata solo de escribir sino de ingresar a un mundo de símbolos
Los compromisos.


Detrás de escena, el maestro escribe, prepara, se prepara.



El maestro enseña lo fundamental: el compromiso, la posibilidad de cuestionarse; la posibilidad de evaluar las acciones propias y reconocer sus consecuencias. Ir al origen, a la causa y permitir cuestionar. 

Experimentar, puede ser algo tan sencillo o tan divertido como aprender a quebrar un huevo o voltear una torta; perderse en un trigal. No se trata solo de aprender a contar sino de poder seguir contando.

5 comentarios:

  1. El maestro ejerce un dominio pero no tiraniza a sus pupilos. Discute y habla de ese "dominio". Reflexiona con ellos o les ayuda a reflexionar. Comparto esta idea pues pasa mucho que los maestros aveces imponen ciertas reglas en sus clases o enseñan algo y no permiten que se les cuestione, creando asi tensión y desagrado en el aula, lo cual interfiere con los procesos educativos, pero en cambio en la película veíamos como el profesor Georges hace que los niños reflexionen sobre sus acciones y respondan adecuadamente, los deja preguntar y los escucha. También me gusto ver que cree en sus estudiantes, que los invita a que no sean conformistas a que se esfuercen por lograr mas y a que pierdan sus miedos, les permite explorar y los ayuda a conocerse un poco mas. Me encanto esta película.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. El documental pedagogo dirigido por el francés Nicolas Philibert, tiene como factor primordial presentar el docente que disfruta, ama y se entrega totalmente a su profesión; así mismo, muestra la vida de sus alumnos dentro y fuera de la escuela. Georges López, una maestro que lleva aproximadamente 32 años haciendo dictados a sus alumnos y exigiéndoles manejar una correcta ortografía; un docente serio, pero paciente; un sujeto con autoridad, inspirador de respeto y confianza; transmite e inculca valores; gran amigo de sus aprendices y ejemplo de su pequeña "familia".

    Ser y tener ( Être et avoir),hace reflexionar sobre la importancia que tiene el maestro en la sociedad y la manera en que este puede influir en el desarrollo de un individuo. En Être et avoir, se puede ver cuán importante es para el alumno el hecho de que su maestro sea su más fiel compañero; lo significativo de salir de cuatro paredes y manejar diferentes escenarios para la enseñanza; lo indispensable de identificar las fortalezas y debilidades de sus educandos para fomentar de la mejor manera en su aprendizaje; lo trascendental que puede llegar a ser la educación cuando un docente asume su profesión de la mejor manera y se esmera por entregar lo mejor de sí. Dicho documental no solo incentiva a reflexionar sobre lo mencionado anteriormente, sino, mil cosas más si te dejas involucrar en él. Haber tenido la experiencia de haber visto Ser y tener fue fascinante y totalmente recomendable; es una proyección de total agrado.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar