viernes, 18 de septiembre de 2015

Lolita, adorable, pero...

Un pasaje de Lolita, de Vladimir Nabokov, nos pone sobre la pista del tono de esta obra épica: 
Fue entonces cuando empezaron nuestros prolongados viajes por todos los Estados Unidos. Pronto llegué a preferir a cualquier otro tipo de alojamiento para turistas los que proporcionaba el Functional Motel: escondrijos limpios, agradables, seguros; lugares ideales para el sueño, la discusión, la reconciliación, el amor. 


Pero mejor este otro:
Una mezcla de candor y decepción, de encanto y vulgaridad, de azul malhumor y rosada alegría, Lolita podía ser una chiquilla exasperante cuando le daban ganas. En realidad, yo no estaba del todo preparado para sus accesos de hastío desorganizado, sus apretujones vehementes e intensos, sus actitudes de abandono (piernas abiertas, aire vencido, ojos narcotizados), sus bravuconadas (una especie de difusas payasadas que consideraba muy recias, según los cánones de un muchachote pendenciero). Mentalmente, la consideraba una chiquilla convencional hasta la repulsión. Almibarado hot jazz, baile acrobático, imponentes helados de chocolate, revistas cinematográficas, discos, etcétera: ésos eran los puntos obvios en su lista de cosas preferidas. ¡Sabe Dios cuántos níqueles míos alimentaron los insaciables fonógrafos automáticos, inseparables de cada comida nuestra! 


Y es que Lolita encarna todo lo que censura el reputado intelectual. Ella es la vida fresca, el desaire permanente, la encarnación perfecta de toda frivolidad contemporánea:
Todavía oigo la voz nasal de esos seres invisibles que le cantaban serenatas, personas con nombres como Sammy y Jo y Eddy y Tonny y Peggy y Patty y Rex, y las canciones sentimentales, todas tan similares en mis oídos como los diversos helados de Lo en mi paladar. Dolly creía con una especie de fe celestial en todo anuncio o consejo aparecido en Movie Love o Screen Land («Starasil seca los granos» o «Conviene cuidar que los faldones de la camisa no asomen por los blue jeans, chicas, pues Jill dice que les queda mal»). Si un anuncio decía junto al camino « ¡Visitad nuestra tienda de obsequios! », debíamos visitarla, debíamos comprar sus curiosidades indias, sus muñecas, sus alhajas de cobre, sus dulces de cacto. Las palabras «novedades y recuerdos» la hechizaban con su melodía trocaica. Si un letrero de un café proclamaba «Bebidas Heladas», Lo se estremecía automáticamente, aunque todas las bebidas estaban heladas por todas partes. Lo era el destinatario de todos los anuncios: el consumidor ideal, el sujeto y objeto de cada letrero engañoso. Y yo intentaba patrocinar –sin éxito– sólo aquellos restaurantes donde el sagrado espíritu de Huncan Dines había descendido sobre los bonitos manteles de papel y las ensaladas coronadas de queso. 


Kubrick sabe que la calidad de una novela como Lolita, radica en la prosa de Nabokov y en la obsesión del autor por un argumento. El estilo de Nabokov, es fascinante, reconoce Kubrick, por la capacidad que tiene esta obra de comunicar no tanto un conjunto de acciones sino los pensamientos de un personaje, que explora a fondo sus ansiedades, sus miedos, sus deseos. Por eso, su propósito será dramatizar no una historia sino un hilo de pensamiento. 



Lolita, la novela, era ya un escándalo antes de ser filmada, y se había convertido en todo un Best Seller. El argumento es trágico y cómico: Humbert Humbert se casa con una viuda solo para estar cerca de Lolita, una niña de 14 años, pero termina perdiendo la partida frente a hombres más atrevidos y osados que él. Mas el enemigo puede que no sean tanto estos hombres devoradores que pululan en la obra, sino la buena conciencia que convierte a Lolita en  una madre y esposa común y corriente. Kubrick declara durante el rodaje que “quiere ser completamente fiel a la novela”, al espíritu de la obra, a esta permanente desesperanza. 
El problema al filmar era la censura y el tratamiento de la sexualidad en la pantalla. La novela puede estilizar y sugerir a través del poder de las palabras: la imagen, en contraste, se comporta de manera evidente. Kubrick, al poner al viejo Humbert a pintar las uñas de una niña descarada, insinúa mucho más de lo que deja ver. 




Los puritanos quieren ver en Humbert, solo en Humbert, al hombre pervertido; la novela y la película son claros en cuanto a que los personajes que rodean a Humbert no son menos grotescos o menos arrasados por los apetitos sexuales. No es menos perversa y advenediza la joven nínfula. 



43 comentarios:

  1. La pregunta a la que busca dar cuenta Kubrick, como todo aquel que adapta de la literatura o del teatro un pieza para el cine es ¿cómo traducir lo que en palabras articuladas en un lenguaje poético podría articularse en otro -también poético- pero donde algunas líneas se reducen y otras se hacen irreductibles? Al tiempo que el interrogante por ¿hasta dónde conservar la limpieza de la obra, qué limite habría que resaltar y que otro obviar en el trabajo de interpretación?
    No obstante, habría que señalar que la película posee su virtud, al igual que Un tranvía llamado Deseo en su época, en lo no-dicho, en las cortas insinuaciones que la mayoría de veces se funden al final de una escena, o en una fotografía que contrapuesta podría señalarse como el arquetipo de algunas otras películas posteriores: Lolita se ve con los pies alzados y cruzados; su vestido perfectamente plisado se posa sobre la cama y ella apoya su cara sobre sus manos puestas en el tálamo; el plano es posterior a ella, la vemos desde atrás; Humbert está delante, y Lolita se quita un tacón a la vez. ¿No es esta noción visual observada desde adelante lo que la gran escena interpretada por Uma Thurman en Pulp Fictión?
    Entonces, la interpretación. Pero también los juegos sencillos y necesariamente exactos de translocación de algunas frases, de empezar por el final para narrativamente moverse en círculo: marcar un punto de llegada para arribar a él.
    Por último, es patente la capacidad de humor y juego de un Kubrick joven. La escena de gags en la habitación del hotel entre Humbert y el botones sería inconcebible para un director posterior, acaso más lúgubre u obsesivo; pero que coincide en la patente genialidad de los diálogos.
    La actuación de Peter Sellers embellece la película como lo hará en Dr. Strangelove dos años más tarde, al igual que la de la joven Sue Lyon interpretando a Lolita. En cambio la de James Mason parece un poco parca a pesar del personaje, que observamos distinto en otras versiones. En todo caso un Kubrick traductor, dramaturgo y con una innata capacidad de juego.

    ResponderEliminar
  2. Lolita, película de 1962, es una adaptación basada en la novela homónima de Vladimir Nabokov. La versión cinematográfica de la novela está basada en un guion que realizó el escritor, y es protagonizada por Sue Lyon y James Mason. La adaptación precede a la versión de Adrian Lyne realizada en 1997, donde Dominique Swain interpreta a una Lolita mucho más lasciva que la que representa Lyon.

    Los personajes: una caprichosa adolescente de catorce años que desobedece a su madre, Charlotte Haze, una mujer viuda quien no representa autoridad alguna para la joven; un académico que se muda a casa de los Haze por el embelesamiento de la joven acostada en el patio -Humbert Humbert-, y que se casa con la viuda; Quilty, un director de cine que, subrepticiamente, aparece en la mayoría de los cuadros de la película bajo distintos papeles secundarios, y quien motiva el escape final de Lolita, secretamente enamorada del director.

    Quilty, personaje de apariencia casi cómica, posee una locuacidad que linda lo siniestro; las intrincadas conversaciones que sostiene con Humbert parecen pertenecer más a un delirante dipsómano que a un tipo como el que caracteriza. El carácter persuasivo de su discurso es también un elemento constante. En complicidad con la adolescente, el Dr. Zempth y el policía del hotel –dos de sus logrados papeles-, escudriñan imperceptiblemente los vagos comentarios del académico sobre su sospechosa relación con Lolita, su hijastra.

    Charlotte Haze, activa ama de casa y madre de autoridad inexistente, empeñada en el disciplinamiento de Lolita luego una formación echada a perder, se casa con Humbert: profesor inicialmente pasivo y casi sumiso ante el trato de su nueva esposa. Su repentino, aunque previsible cambio, es consecuencia de la muerte de la Sra. Humbert, y de la posterior convivencia con su hijastra; condición que aumenta la obsesión y fascinación de Humbert por Lolita.

    La película, en general, presenta escenas anegadas en la reticencia; cada que se presenta algún ‘impúdico’ evento, Kubrick diligentemente procura la sobriedad y prudencia de las escenas. Aunque algunos movimientos precisen de tiempos más prolongados, como la fiesta de la escuela en que se ven involucrados indirectamente todos los personajes, o la desesperada reacción de Humbert ante la ausencia de su hijastra en el hospital; otros, harán un énfasis corto pero pronunciado en el trato de la madre y la hija, así como de los primeros acercamientos del profesor y de Lolita.

    ResponderEliminar
  3. Lolita es un libro que nos lleva más allá del erotismo, pues nos lleva a reflexionar acerca del verdadero amor y deseo, pero que de igual manera nos hace pensar si es cierto que el amor no tiene barreras "Y pronto me encontré madurando en una civilización que permite a un hombre de veinticinco años cortejar a una muchacha de dieciséis, pero no a una niña de doce." Lo que Kubrick intentará mostrar, pero que la edad de Lolita será un gran ostáculo para poderlo llevar a cabo, aunque sin duda hace un gran trabajo, pues Sue Lyon encarna la esencia de la nínfula que tanto enloqueció a Humbert Humbert.

    ResponderEliminar
  4. Desde las concepciones del hombre en el arte, las manifestaciones en el cine se han convertido a través del tiempo en la forma permanente de las búsquedas y descubrimientos más allá de la existencia, así, ha sido digerido en el tiempo para las transformaciones estéticas y la adquisición de nuevos e inexplorados lenguajes.

    Es entonces que, ser observadores de cine conlleva a pensar el mundo y a reconsiderarlo a partir de unas condiciones que han transformado no sólo la visión de ese mundo atravesado por las múltiples expresiones, sino que además, surge como búsqueda y reclamo de nuevas formas del ser. La aparición de exploraciones metafísicas, bajo condiciones en donde el ser humano se encuentra y se cuestiona surge a partir de las interpretaciones de ese espacio que nos circunda e involucra y bajo la necesidad de representarnos, de hallar en nuestra identidad un matiz de surrealismo que persiga lo que la realidad anula.

    Lolita de Vladimir Nabokov es una de esas películas que nombra lo que se haya subterráneo en el ser, se transforma en esa obsesión representada en Humbert por Lolita naciendo un “amor” lejano, casi que inalcanzable pero que sobrevive a través de la insistencia, de la sublimada imaginación y la creación del ese ser ideal, la manifestación de su lenguaje amoroso se vuelve en un soliloquio (porque a Lolita no logra llegar) surgido de la conciencia y de su brío por querer abarcarla. Toda esta trama que le compete al sentido emocional y al encuentro que el hombre halla en sus sentimientos nos dispone a pensarnos desde el amor, desde esas fuerzas que embargan e invaden paradójicamente al hombre. Surge, entonces, lo amorfo, la consolidación de un puente para comunicar lo incomunicable, la abstracción misma de las palabras que el profesor Humbert usaba para darle vida a ese amor y al enigma de este. El amor aparece aquí como una forma de ensueño, de persecución y de escape, de imagen subjetiva que quiere ir más allá de lo poético. Por otro lado, en la película prevalece esa sociedad arraigada a la moral y a las buenas costumbres, impuesta por un paradigma que se agita en los prejuicios, las normas y en los principios que todo quieren censurarlo y de ese oculto nacen las transgresiones desde la búsqueda del ser y así como esas fragilidades que son sombras y que se convierten en la mejor forma de persecución, del sueño perfecto: el amor.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Durante el desarrollo de la película se van debelando aspectos importantes que permiten analizar una situación que si bien es normal en el tiempo moderno, en los años 50 podría tornarse un tabú para la sociedad de la época, ya que se reprimían situaciones que afectaban la “buena moral” que debía primar en la sociedad. Lolita nos muestra el entramado de una relación entre una persona mayor y una adolecente, que inicia con el enamoramiento de Humbert –un profesor de literatura francesa- de Lolita una muchacha de clase media, hija de Haze una mujer ama de casa, viuda de un hombre que ha muerto por una grave enfermedad.
    Humbert llega a una ciudad donde ha llegado a dar clases de literatura francesa y busca un lugar donde pueda hospedarse allí encuentra la casa de Haze, quien lo invita y le hace un recorrido por el lugar y busca tratar de convencer al profesor de que se quede ya que en esa casa va a encontrar una persona de la que puede tener cariño, además el lugar es tranquilo y puede tener una agradable estadía allí, sin embargo el escritor aún no está convencido de alojarse en este lugar, pero cambia de opinión cuando conoce a la hija de Haze, Lolita una hermosa adolecente traviesa y perspicaz que le complica la vida al profesor, quien se obsesiona con la niña.
    Durante el desarrollo de la película se revelan situaciones que muestran lo complicada que puede ser una relación entre dos personas. La mamá de Lolita se suicida cuando se entera que el profesor no se ha quedado en la casa por ella sino porque se ha enamorado de su hija, cuando Haze muere, al él le corresponde hacerse cargo de la joven, allí empieza a intensificarse la obsesión del profesor por Lolita, pierde los estribos al punto de que cuando ve a la joven en peligro de perderla se trasladan a otra ciudad sin importar lo que puedan perder. Allí la niña se muestra como una mujer manipuladora que se aprovecha de lo que siente el profesor por ella, él vive en función de Lolita, vigilando que ningún hombre pueda acercarse a ella pero ella aprovecha cualquier oportunidad estar con otros hombres, en una oportunidad la niña se escapa con un dramaturgo, el profesor después de encontrar a Lolita, mata a Quilty el hombre que la “rapto”.
    Este filme busca ser una crítica a las costumbres de la época, en donde se debía hacer las cosas acorde a las normas que establecía el gobierno y la iglesia. Humbert siempre oculto su relación con Lolita, sin embargo debido a su obsesión muchas personas cercanas a ellos se dieron cuenta, lo que en ocasiones generó algunos miedos por parte del profesor.
    Esta película se desarrolla en un ambiente de constante tensión donde los protagonistas tienen diferentes conflictos psicológicos, que afectan su estar en el mundo y su relación con las otras personas, aunque tratan de esconderlos para mostrarse al mundo como personas de normales, cada uno tiene situaciones que perturban su tranquilidad y su confianza en si mismos.

    ResponderEliminar
  8. Es curioso que pese a ser una temática de bastante controversia, como lo es la obsesión sexual y quizá amorosa, de un hombre de mediana edad por una jovencita de 12 años, quien lo lleva a casarse con su fastidiosa madre sólo por permanecer más a su lado. Lo cual entraña unos tabúes sociales que Nabokov plasmará en su obra, pero no con la idea que tenemos sobre la pedofila/pederastia como un delito y perversión castigables sino como un vicio social no mucho peor a los demostrados en los demás personajes. De hecho el tema central de la obra "La atracción malsana que ejercen las nínfulas" nos llega a generar empatía por el protagonista y hasta justificamos su carácter y nos condolecemos por su sufrimiento. Por otro lado también es una muestra de lo que es la convivencia en una relación, si bien tiene un aire cómico, los celos, la obsesión de Humbert junto con la inmadurez, seducción e insoles de Lolita llegan a exasperar por partes iguales, dando el fin al amor -si es que lo hubo- que le tenía Lolita a Humber.

    Un aspecto a resaltar son los misterios que encubre la obra, primero es la linealidad de casualidades que permiten que Humbert se acerque a Lolita, como lo son el enamoramiento de Charlotte por él, que termina en boda y un acercamiento a su nínfula más aceptado a los ojos de los demás. Sumado a ésto, luego de planear el asesinato de su mujer pero desistir finalmente en su intención, cuando Charlotte descubre en su diario sus verdaderos sentimientos hacia Lolita y ella, abandona desesperada la casa y es atropellada mortalmente por un carro, lo que favorece a nuestro protagonista que pasa a convertirse en el tutor de su amada. Por un lado pareciera que el destino favorece su mal vista relación pero ahora llega el misterioso personaje de Clare Quilty, quien nunca tiene un rostro fijo, se representa desde distintos personajes que agobian a Humbert alegando saber de su "perversión" y no descansará hasta hacer que Lolita huya dejando a Humbert abatido y desolado. Sin embargo éste, después de muchos años de agobio, logra vengarse matándolo, curando un poco así, la pena que le dejo perder a su amada Lo.

    ResponderEliminar
  9. Lolita película de Stanley Kubrick, adaptación de una obra literaria con el mismo nombre del escritor Vladimir Nabukov. Está película aparentemente presenta y busca resaltar la obsesión sexual de un profesor de literatura llamado Humbert por las adolescentes, obsesión que conlleva a que este personaje realice diversas artimañas para poder seducir a una adolescente llamada Lolita, quien entre otras cosas tampoco se resiste totalmente ante dicha seducción y por el contrario imprime a su personaje un carácter seductor e inmoral visto desde el punto de vista hipócrita y santurrón de la época en donde se escribe la novela y se realiza la producción.

    Es importante señalar la representación que tienen los personajes en la historia. En primer lugar Humbert se presenta como un hombre enfermizo, obsesivo y puede decirse loco. Ya que debido al particular gusto y obsesión por Lolita le conlleva a casarse con alguien que no ama, dejar de lado su trabajo, escribir sobre lo que le sucede a escondidas, mantener oculta la relación entre Lolita y él, entre otras cosas. En segundo lugar Charlotte la madre de Lolita representa a mi modo de pensar, un personaje que denota inocencia, dependencia, necesidad. Y por último el personaje de Lolita no puede entenderse como el de la niña inocente que se ve envuelta en una especie de abuso por parte de un hombre mayor, puesto que se evidencia aunque no en gran medida en el film de Kubrick como Lolita también juega un papel importante en esa relación de erotismo y seducción establecida por Humbert, dando a entender que Lolita de cierta forma también estaba sacando provecho de esa relación y sabía muy bien qué tipo de relación había entablado con el hombre mayor, una relación que no puede pensarse en términos amorosos si no por el contrario sexuales.

    En términos generales ésta película puede pensarse como una representación de algunas pasiones y condiciones humanas elevadas a su máxima expresión, como lo son el deseo sexual, las relaciones obsesivas, la paranoia y el decantismo. Entre otras cosas puede considerarse que este aspecto también caracteriza al director Stanley Kubrick, puesto que en Lolita como en la Naranja Mecánica y otras producciones, este director siempre se destacada por evidenciar y realizar una crítica a ciertas condiciones sociales que elevan al ser humano a un mundo decadente, lo cual también se evidencia muy bien en la película en la doble moral y el falso pudor que maneja cada uno de los personajes sobre lo que es permitido o no por la sociedad y lo que debe mantenerse oculto y lo que debe exhibirse.

    ResponderEliminar
  10. La adaptación de la novela “Lolita” de Vladimir Nabokov, llevada a la pantalla por Stanley Kubrick en 1962, sin lugar a dudas proyecta lo referido a la fantasía que retrata una niña, que quizás en su mente no actúa precisamente como tal.

    Esta película emplea escenas en que puede observarse lo que ocasiona una obsesión sin control, en donde el ser humano se deja llevar por sus pasiones para conservar lo que le hace sentir bien, por ejemplo el caso de Charlotte Haze (madre de Lolita), quien se empeña en conseguir la atención del profesor Humbert y aun teniéndolo a su lado, desea un control sobre él, tal control que termina por desequilibrarla y lanzarse a un auto.

    Lolita es un interruptor de descontrol y desequilibrio para el profesor Humbert , incluso creyéndola y teniéndola a su lado intenta controlar a Lolita para quizás controlar sus propias pasiones. Sin embargo la desesperación del profesor Humbert parece más grande que la rebeldía de Lolita al no aceptar sus condiciones.

    Lolita representa el deseo que no se puede tener, el veneno que mata, la placentera llaga que enloquece a todo hombre que se la cruza y no puede evitar contemplar la belleza de una señorita en apariencia niña.

    Si bien Lolita en apariencia es una niña, es notorio en sus actitudes “lo coqueto” del personaje, quien también tenía un amor hacia Quiltly, quien por cierto es un personaje muy curioso. Sin embargo, Lolita termina convirtiéndose en un ama de casa que seguramente tendrá una vida cotidiana asumiendo su labor de madre y esposa.

    En términos generales la película presenta escenas muy prudentes y bien logradas que sin duda permiten una clara comprensión e imaginación de la trama, escenas que son interesantes y que dan gusto al verlas. Se sabe que la novela en su tiempo no fue del todo aceptada ya que fue controvertida por el hecho de que una jovencita se viera mezclada en amoríos con un hombre que le doblaba la edad, pero el cineasta Stanley Kubrick causa un gran impacto en el espectador con su propuesta, puesto que maneja las escenas cuidándose de que no se le agregue ni se le quite nada a la película de tal forma que no altere la historia original de Vladimir Nabokov. Esto hace de “Lolita” una propuesta escénica bien lograda que permitirá al espectador deleitarse con una historia que no sólo será entretenida sino que generará diversos puntos de vista.

    ResponderEliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  13. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  14. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  15. El problema de la censura en la época hace perder varios aspectos originales de la obra, hay que tener en cuenta que Humbert de la novela de Nabokov es un personaje con una fijación sexual por las niñas, debido a un trauma infantil: su primer amor lo tuvo cuando él tenía doce años, y aquella niña murió. Por otro lado, Humbert es un profesor que, llegado un momento de su vida, y debido al divorcio de su mujer, es dado de baja de la profesión, para que descanse y viaje. Este profesor se enamora de Lolita, una niña que en la novela tiene doce años. Además, Humbert se instala en la casa, con Lolita y su madre, Charlotte, y se casa con ésta para estar cerca de Lolita. Cuando Charlotte muere atropellada por un carro, Humbert, padre de Lolita, queda al cuidado de la niña, con la que comienza a mantener relaciones sexuales. En la película la Lolita interpretada por Sue Lyon, tiene trece años y no doce, como en la novela, además Lolita se ve muy adolescente, y no una niña. El director obvia en la película el aspecto erótico de la relación Humbert y Lolita, cosa que en la novela Nabokov narra con más detalle las observaciones de Humbert sobre el cuerpo y la sexualidad con Lolita.

    ResponderEliminar
  16. Lolita la novela de Vladimir Nabokov y la excelente adaptación que hace Kubrick de ésta sin perder detalle relevante de la escritura de Nabokov, deja al descubierto por un lado una realidad del amor, cruel a los ojos de varios pero bastante fiel a la cotidianidad y es que no pierden detalle acerca de la complejidad del vivir con otro, otro diferente a uno, otro desconocido, otro que tiene diferentes costumbres y reacciones ante la vida misma. Si bien encontramos una Lolita joven, ansiosa por vivir con todas las comodidades, caprichosa y con ganas de experimentar; al otro lado encontramos a Humbert mucho más maduro, con una mirada distinta de la vida y con ganas de vivir tranquilo ¿Cuántas relaciones Lolita – Humbert podríamos encontrar? Seguramente muchas pues la convivencia es un tema álgido y difícil de tratar para las relaciones y es Nabokov bastante certero y sensible al describir perfectamente este tipo de relaciones que abundan en el mundo.

    Por otro lado, tenemos una crítica total a la sociedad, a esa sociedad que impone, que es prejuiciosa, que tiene reglas, que quiere implantar un solo estilo para todos, que margina, que segrega, que no acepta, es palpable la critica que hace Nabokov a este tipo de sociedad, en definitiva Lolita hace una crítica a lo social y desnuda y hace real el amor cuando se vuelve convivencia.

    ResponderEliminar
  17. “Lolita”, texto escrito por Vladimir Nabokov que narra los hechos en primera persona, de la vida y pensamientos de Humbert Humbert, obra que Stanley Kubrick lleva a la pantalla grande. En esta versión, cambia hasta el inició de la trama, y las reflexiones de Humbert que tienen una gran participación en la obra, pero a pesar de esto, Kubrick le da vida a una maravillosa creación, en donde gracias a unos esplendidos actores logra darle vida a los personaje de la obra de Nabokov de tal manera que la personificación hace que a detalle se asemeje con la obra.
    Algo fascinante de la puesta en escena de Kubrick, es ver la profundidad de los personajes, la actividad sensible del personaje principal y sus etapas, los constantes demonios que lo agobian, sus miedos y las leyes, además del sentimiento de persecución y de abandono por su adorada Dolores, un gran texto audiovisual.

    ResponderEliminar
  18. Lolita es una película en la que se puede observar un amor que tiene un hombre mayor e intelectual hacia una niña que tiene doce años; pero ente amor no es una atracción meramente sexual, pornográfica -si se hace una mala interpretación de la película y de la novela se puede creer que una depravación-, sino que es una atracción sincera, por la belleza que tiene Lolita, esto pasa porque Hubert el personaje que se enamora de Lolita recuerda al primer amor de la infancia, recordando su contextura, su piel, su belleza, la niña que alguna vez amo, que por cosas del destino falleció; después de conocer a Lolita la nínfula como el las llama, no hay más mujer que solo ella, las demás mujeres en este caso la mamá de Lolita no les atraían, las consideraba ramplonas, secas que no les atraían, su gusto era por Lolita una tierna niña de apenas doce años.
    Después de que la madre de Lolita muere; Humbert se lleva a Lolita a vivir con él y a viajar por todo el país siendo una pareja de casados, eso sí que la relación fuera en secreto, que nadie, ni la sociedad se podría enterar ya que no era muy bien visto que diera una relación entre una niña de doce años y un adulto ya mayor de edad, así que donde todo lado fueran Humbert hacía pasar a Lolita como su hija y él claro está el padre de Lolita; después de mucho tiempo en la que Humbert ya no dejaba salir a Lolita a realizar actividades con sus amigos y amigas por miedo a que cambiara la relación, esto a Lolita la desesperó y tomó la decisión de escaparse con un dramaturgo de apellido Quilty a vivir nuevas experiencias ya que Lolita estaba enamorado de este sujeto. Para Humbert fue terrible la partida de Lolita que duro mucho tiempo esperándola, hasta que en una carta inesperada le llega, su remitente era Lolita; después de que Lolita le contó todo lo que había sucedido cuando se escapó y al enterarse Humbert que la culpa fue del señor Quity, decide éste tomar represarías por haberlo separado de Lolita.
    Es una película en la que se ve que poco importa la edad, que puede florecer un amor, una atracción, entre una distancia de años bastante grande, pero ésta atracción solo se da por parte de una sola persona que no es correspondido en este caso es Humbert que es el de mayor de edad, mientras que Lolita que es una niña de doce años toma este romance como juego de niños, porque eso es para ella un juego. Pero es una crítica a una sociedad conservadora en la que rompe con los esquemas patronales que solo puede hacerse una relación amorosa entre dos personas de la misma edad, pero sin embargo se puede observar que hay un desenlace y unos acontecimientos por la diferencia de vidas que se tiene, uno por experiencia y otro por querer experimentar.

    Jeisson Andrés Ramírez Sierra - 20112160062

    ResponderEliminar
  19. Kubrick realiza una estupenda adaptación de la obra de Bladimir Navokov, aunque no integra todos los sucesos de la obra (que es lo más lógico), si aterriza sobre la pantalla la esencia misma de la historia. Por ende recuenta la historia con nuevas escenas, y por supuesto recortando otras, que permiten su transcurso pero ya en un ámbito cinematográfico.
    Hay detalles muy importantes que tienen un toque humorístico en la película, como aquellas escenas donde Humbert Humbert y Lolita, realizan determinadas insinuaciones del uno al otro, o cuando el primero miente. Es decir, escenas donde se podría comprometer las verdaderas intenciones de los personajes, ya sean sexuales o de una mentira, que son decoradas con acciones morales, como la escena de Humbert ebrio “llorando” la muerte de Charlotte. Igualmente escenas como la de Humbert con el catre o cuando habla por primera vez con Quilty, cuyo dialogo humorizan la escena y a la vez las pretensiones de los personajes.
    Los personajes rompen con la típica mirada que de ellos se debe tener, ya que en ambos permanece el juego del deseo hacia el otro. En conjunto los personajes ponen en evidencia una vida moderna y poco virtuosa, pero fácil y consumista, así evidenciamos objetos y practicas banales tales como el apego al teléfono, revistas y demás programas de entretenimiento, el poco respeto entre las jerarquías familiares, las expresiones humorísticas y poco reflexivas, etc. Todo ello no hace más que reflejar una época con un estilo de vida poco tradicional pero a la vez desbocada donde la virtud y los valores, tan solo en la familia, son arrinconados y reemplazados por prácticas de una dinámica simple e inmoral.
    Me agrado los diferentes enfoques de la cámara en juego a simples movimientos hechos por los personajes y que dan la entrada a escenas eróticas donde queda la pantalla en negro y su contenido depende de la interpretación del espectador.
    La historia en sí no es más que una reflexión acerca de la vida moderna, del como ciertas prácticas y valores tradiciones se mueven de una dinámica diferente y en relación a una vida banal. Entonces cuando observamos a Humbert no reparamos en sus intenciones, sino más en el cómo su imagen de académico, su integridad moral se desvanece ante el deseo de prácticas poco virtuosas y a la vez en el cómo su contexto se ve influenciado por unas prácticas consumistas, poco tradicionales e inmorales. Iguales o más inmorales que las de Humbert. Igualmente en Lolita se reconocen prácticas propias de la juventud moderna como la imprudencia, la desobediencia, la distracción, el alejamiento de la madre, etc. en si una vida frívola propia de los tiempos modernos.

    Víctor Alfonso Barragán Escarpeta
    20141160221

    ResponderEliminar
  20. Lolita la pequeña niña que llego a los ojos de aquel hombre maduro con un intenso deseo de erotismo, como ve reflejado todo su mundo en un pequeño cuerpo tan rebelde pero a la misma vez tan tierno, a partir de la ilusión que crea esta niña lleva a nuestro personaje a realizar cosas que jama se había imagino tanto que hasta llego a pensar en matar pero como dice un dicho todo “bobo” es de buenas, y para nuestro personaje así fue como gracias al destino tuvo la posibilidad de convivir de manera muy cercana con la niña “lolita” hasta el punto de llegar a temer por ser descubiertos, pero como en toda historia siempre habrá alguien que por el siempre deseo de destruir la ilusión de una persona por ese capricho que suele sentirse como una placebo, como sin darse cuenta, lolita tiene el poder de hacer lo quiera cuando quiera, de pedir lo quiera, lo único que debe hacer es dar un amor incondicional para lo cual una niña tan pequeña solo lo considera un juego para nuestro personaje es su vida, o lolita jamás entendió que tenía el mundo a sus pies y como toda lolita siempre termina en la cama de un hombre que no puede darle ni una cuarta parte de lo que tenía, por el simple echo de querer estar en una fantasía perfecta. Y el placer de nuestro personaje al encontrar a su sombra que le causo la separación de su gran tesoro, como, el placer de descargar un arma en contra de esa maldita persona fue el éxtasis más grande que pudo tener nuestro persona Humbert.

    Christian Camilo Rodriguez
    20101160028

    ResponderEliminar
  21. Mas allá del erotismo, de los pensamientos acerca del amor la novela Lolita es una critica de como la sociedad censura las demostraciones de afecto entre las personas, representada en este caso la punción sexual entre un adulto y una niña, en la película, a diferencia de el libro vemos menos marcada esta punción sexual y obsesión, o por lo menos nos muestra más un amor romántico, esta película muestra el gran reto que existe al adaptar una novela tan compleja a las pantallas, por las narraciones y el uso de la voz en off, lo más interesante de la película es como el director con cierta malicia retrata el amor como degradación y el papel de la mujer rodeada de una aura de manipuladora.

    César Augusto Martínez Martín- 20101160068

    ResponderEliminar
  22. Lolita, adaptada en este caso en pantalla grande por el director Kubrick; es una puesta en escena para el público de una sociedad conservadora en una época en la cual una relación entre un hombre maduro y una pequeña niña es algo inimaginable.

    Fué posible apreciar otra versión de esta obra literaria que por cuestiones de pudor de la época, omite alguos detallles explicitos de la relación prohibida, pero que en ningun momento carece de riqueza al representar las pasiones que despiertan Loita y Humbret, el uno por el otro.

    No se puede negar que existe un gran erotismo del cual no se puede prescindir al ver la película, sería como caer en un dogmatismo barato, pero tampoco se puede condenar la obra a lo sexual, olvidando la representación de muchas otras demostraciones emocionales, dramas morales y psicológicos que le dan riqueza a la obra.

    DIEGO FELIPE RODRÍGUEZ CUTIVA 20111160056

    ResponderEliminar
  23. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  24. ¿Qué nos has hecho Lolita? Pequeña ninfula, sinónimo de tentación, nuestra particular Eva fuera del paraíso, nuestra condena. En palabras del propio Humbert: "Yo me empecinaba en mi paraíso escogido: Un paraíso cuyos cielos tenían el color de las llamas infernales, pero con todo un paraíso". Vladimir Nakobov narra con una maestría incomparable la turbulenta relación de estos dos amantes, una insana obsesión con trágicas consecuencias para sus protagonistas que solo puede terminar de una forma…
    El paradigma de la sensualidad y la atracción adolescente es “Lolita” (1955), guapa muchacha que trastorna la libido de su padrastro, un profesor de mediana edad llamado Humbert Humbert. La historia de la obsesión de Humbert Humbert, un profesor cuarentón, por la niña. Lolita es una extraordinaria novela de amor en la que intervienen dos componentes explosivos: la atracción "perversa" por las nínfulas y el incesto. Un itinerario a través de la locura y la muerte, que desemboca en una estilizadísima violencia, narrado, a la vez con autoironía y lirismo desenfrenado, por el propio Humbert Humbert. Lolita es también un retrato ácido y visionario de los Estados Unidos, de los horrores suburbanos y de la cultura del plástico y del motel.
    Obra de gran calidad en su escritura y con un estilo complejo en el retrato psicológico y tendente al ingenioso juego de palabras, el libro ofrece una perspectiva sarcástica sobre las ansias sexuales del ciudadano medio a través de una narración en primera persona con la que nos adentramos en una reflexión tragicómica sobre la frustración sentimental y la obsesión amorosa.
    Resumir “Lolita” no tiene sentido, ya que casi todo el mundo conocerá la historia que se cuenta, aunque sea a través de las adaptaciones cinematográficas que se han realizado. La confesión en forma de libro que el protagonista, Humbert Humbert, elabora sirve como excusa para que el autor teja una historia conmovedora por su crueldad y por la perfección exquisita con que se narra. Aún cuando se ha hablado mucho de la condición de Humbert, de su amor enfermizo y culpable, de su pasión desenfrenada, es difícil sustraerse a la repugnancia que inspira el personaje. El mayor acierto de Nabokov fue, sin duda, crear un carácter de ficción que, siendo culpable de un delito de pederastia, suscite cierta simpatía mientras uno lee su historia.
    Habrá quien apunte que la pasión del protagonista no es ilícita; que ya en la antigüedad hombres maduros se emparejaban con niñas, que en la Edad Media las jóvenes se casaban y tenían hijos con doce y trece años y que la sociedad permite ciertos maridajes mientras que condena otros. Sí, todo eso es cierto (si bien es discutible, aunque éste no es el momento de perderse en esos debates). No obstante, lo realmente importante de “Lolita” no es si Humbert es un obseso pederasta o un incomprendido amante; el punto central del libro recae en la imposibilidad de reprimir un impulso poco apropiado.


    Jorge Luis Rojas Gómez
    20111160017

    ResponderEliminar
  25. Lolita aparte de ser un personaje de la novela de Vladimir Nabbocov,es el reflejo de lo que en verdad es las sociedad norteamericana de los años 50`s, ella es en si misma extrovertida, alocada, despampanante y calculadora. Ahora bien, cuando vemos en contexto y en interacción a los dos personajes principales, no vemos o por lo menos no vi a dos personajes ficticios sino, por el contrario vi un reflejo de una sociedad ladina y falaz.

    En resumen a mi parecer Lolita no es solo una joya de la literatura contemporánea del siglo XX, sino una escultura literaria de lo que fue la sociedad de ésa época, capta la esencia de lo prohibido, lo peligroso que puede llegar a ser el amor, además de lo sublime e intangible que es el tiempo para aquellos que añoran lo increíble; aquellos que se enamoran a primera, ultima y a toda vista.

    Con lo anterior en mente es inevitable no hablar del papel que juega el arte en esta historia, pues ambos personajes están en constante contacto con el arte
    de farándula, el arte de mentir, el arte de fingir; en resumidas cuentas se puede decir que todos los personajes son mentirosos por derecha. Pues es en estos hilos donde la historia se torna cruda, un poco gris; no obstante esta es la esencia de lo que es Lolita,lo y Dolores...


    Catalina Jaramillo Morales 20151160042

    ResponderEliminar
  26. LOLITA
    Constantemente cuando vemos una adaptación de una novela en el cine, esperamos que esta misma cuente los detalles sea más explícita y alimente el morbo que nos queda sobre los personajes que tanto nos marcan, en este caso Stanley Kubrick, hace una adaptación que no irrespeta del todo la imaginación del público, permitiendo pensar más allá de los detalles, pues las noches de Lolita con Humbert siguen sin mostrar más de lo que nos ilustra la misma novela, sin embargo, van a ver detalles bastante interesantes en el desarrollo de la película. Personalmente uno de los que más me gusto es cuando el profesor está leyendo la carta que le dejo la mamá de lolita declarándole su amor y él se ríe irónicamente, en ese momento la escena termina enfocando un afiche que hay en el cuarto de un profesor muy que proyecta ser muy académico, con un libro y en la mano y unos frascos de química en la otra, es entonces donde se entiende este constante juego con los símbolos que plantea Stanley Kubrick.
    Por otro lado, encontramos en este tipo de simbolismos, una burla a esta sociedad conservadora del momento, a los estereotipos de lo prohibido, de lo convencional, de la viuda que se guarda, de la ética del docente, de la misma virginidad y pureza de lolita y claramente de la misma familia, la conformación de esta misma y sobre todo la convivencia en pareja, el desenfreno al que nos llevan nuestras pasiones, nuestros deseos más profundos. Queda en el lector o en el público que ve la película el cuestionamiento, la inquietud y la zozobra de pensar si ya conocimos nuestra lolita.


    Dylan Poveda Vargas
    20111160034

    ResponderEliminar

  27. Lolita es un novela del escritor ruso Vladimir Nabokov publicada en el año 1955 y adaptada de una manera muy acertada por Stanley Kubrick en 1962.
    En Lolita podemos observar una sociedad organizada rodeada de personajes contradictorios; se muestra una sociedad regida por las buenas costumbres, por la posición que le corresponde a los hombres y a las mujeres, también por el estricto manejo del tiempo y de los espacios que se rigen por reglas, lo cual resulta caótico para la manifestación de amor entre dos personas de diferente edad, ya que es moralmente inaceptable en la sociedad de la época e incluso en la actual haciendo énfasis en la mirada occidental del amor y la sexualidad.
    Humbert Humbert es un hombre exitoso académicamente hablando y de edad adulta, sin embargo, sus gustos pasionales están direccionados a las experiencias obtenidas en el pasado, y a partir de estas experiencias fija un estereotipo de belleza que encuentra reflejada en la silueta de Lolita, debido a esto la mamá de Lolita le resulta nada atractiva, aunque ella se muestre dispuesta a acceder a una relación. La relación que se establece entre la señora Haze y Humbert es una clara evidencia de que su sentimiento por Lolita es algo más que carnal, ya que si fuese sólo carnal los ofrecimientos de la señora Haze hubiesen producido en él otras reacciones diferentes al desprecio.
    La novela refleja un caos al interior de una sociedad: una apariencia falsa de la relación madre e hija, un profesor reconocido, una jovencita recatada y hermosa. Pero realmente se trata de una mujer que ha enviudado que quiere sentirse joven, deseada y su objetivo es renovar su vida dejando de lado su rol de madre; un académico que en su interior no es un ser conservador y tradicional; y una jovencita que es más experimentada, picara y coqueta de lo habitual.
    Esas vidas tras bambalinas resultan ser tóxicas dentro de la historia pues Humbert siente un amor desenfrenado, ““La quería. Era amor a primera vista, a última vista, a cualquier vista” Pág 157, Lolita solo pretende jugar, pues cumplía con el rol de hija ante la sociedad y actuaba como compañera sentimental, lo que permite decir que todo es un montaje, un juego de roles. El trágico final de esta historia es de esperar, pues Humbert le apostó a un amor que para Lolita era una distracción, al notar esto no pudo perdonarle a quien alejó de sus brazos a lo único que lo tenía atado a su vida, lo único que le permitía vivir así fuera en lo obscuro, en lo íntimo, Humbert no pudo perdonarle a Quilty tres años en los que no pudo proteger a Lolita para así mismo sentirse protegido.

    Angie Katerine López Torres
    20111160006

    ResponderEliminar
  28. Lolita bajo el lente de Stanley Kubrick (versión de 1962), es la adaptación más fiel de la novela de Nobokov, y para el cineasta uno de sus más grandes productos, versiones cinematográficas venidera habrían de tener menos impacto y necesitaron de la construcción de una trama más implícita para lograr un resultado fiel a la historia, en el año de 1997, habría de hacerse una nueva versión de la tan afamada obra, que si bien tuvo buena recepción entre los jóvenes, para los expertos de la academia cinematográfica, fue una obra que si bien incluyo elementos más novedosos propios del avance en la técnica fílmica, requirió más del elemento actoral con explicitud, para lograr la atmosfera de la novela.
    Novela, que no sólo representó para su época, el retrato “descarado” de la depravación de un hombre que se enamoró perdidamente de una niña de 14 años. Sino que configuro a Lolita como un símbolo de la cultura popular; la niña de la lollipop en forma de corazón, que por su atemporal belleza- resultado incierto paso de niña a mujer- es un derroche de sensualidad. La lolita de kubrick no necesita de aludir a tácticas de seducción para lograr lo que desea, ella por sí misma institucionaliza una relación directa entre sus deseos y el cumplimiento inmediato que le da a los mismos, el profesor Humbert Humbert. En la versión posterior vemos a una lolita liberada de tapujo, ella sabe lo que quiere y entiende que los medios para conseguirlos son la manipulación del hombre, utilizando como instrumento su quinesia y cuerpo, para lograr lo que quiere. ¿Pero fue esta la lolita de Nobokov?
    En mi opinión no lo fue, y gracias a esa concepción tergiversada del personaje del escritor, que generaciones posteriores, habrían de ver en lolita en símbolo de la irreverencia y la manipulación a ese otro. El un despertar sin medida de la sexualidad, en estimulo a goce y disfrute de unos privilegios en el que el premio o el castigo es la cercanía en el encuentro íntimo. Creo que lolita no escapó de Humbert solo por capricho, creo que lolita escapó harta de ser el objeto contemplación y deseo del profesor.
    Lolita es el ejemplo de una chica con dinero y belleza que cree que el tener ambas cosas, le facilitará quizá, tener una vida prospera pero no con su trabajo duro; sino con el poder de su juventud, creyendo que esta última no se desvanecerá pensando en que no hay límite para una mujer adelantada y vanguardista para la época. Esa lolita que poco le importa ser juzgada por que ella ya se adelantó a eso; sabe que la sociedad republicana- norteamericana, no es más que una sociedad fundada en una moralidad ficticia que además esconde en la alfombra de la casa la suciedad que no se quiere ver más, y que la pereza de recoger obliga a ocular- entretanto en el resto del hogar- todo está perfectamente dispuesto; pero el vestigio de la casa aún yace bajo la polvorienta alfombra.
    Alejandra Ramírez Rodríguez
    20121160058

    ResponderEliminar
  29. Quienes sí saben de cine ponen a Kubrick entre los mejores directores de todos los tiempos. Aunque es innegable su empecinamiento en la originalidad y en mantenerse férreo sobre su idea obsesiva de la perfección en la imagen, no es un director que disfrute completamente. Muchas de sus películas son obras maestras sin discusión, pero Lolita, no es una de ellas.

    Si partimos de la idea de que el cine tiene una pretensión comunicativa, en tanto arte, debe tenerse también en cuenta que ese vínculo está atravesado en un primero momento por la identificación. Más allá del tema (pedofilia, pederastia, zombis, etc), en cuanto arte para la exposición, en términos Benjaminianos, si en el cine el espectador no es capaz de construir un vínculo sólido con ninguno de los personajes la función esencial se ve truncada. Pongamos por ejemplo el personaje de Humbert, al que si se libra del prejuicio que exige de él «ser despreciable» como representación de la pedofilia, termina siendo un personaje plano, sin muchas transformaciones, avances o retrocesos. Comienza siendo horrible y, luego del viaje, al final de la película, sigue siendo horrible y despreciable.

    Situación que no se presenta en la novela escrita por Nabokov, donde la evolución del personaje va desde una reticencia, una lucha contra el deseo, hasta una cuasiaceptación apacible de que no hay más salida sino dejarse vencer por la avasalladora evidencia de que ha sido derrotado por su propio sentido de lo prohibido.

    Lo mismo podría decirse de los demás personajes: Charlotte, quien se muestra desesperada y necesitada hasta el hartazgo, casi convirtiéndose en un personaje insufrible. Esta falta de identificación sumada a la lentitud de las escenas, extremadamente largas, con las que parece que Kubrick no solo lanza el ritmo y la eficiencia cinematográficas al traste, sino que también parece «marcar territorio» con un narcisismo incoherente con la historia, hacen de la película algo viscoso y denso, en donde no es posible ver clara una intención ni un propósito. Hay escenas en la película que además de cortar la historia, aparecen sin razón y no se sostienen dentro de la continuidad y parecen explicarse solo por un capricho del director, tan dado siempre a los caprichos y a las modificaciones intempestivas.

    No es el caso de comparar la novela con el libro, pues creo que la literatura dista del cine en más cosas que aquellas en las que confluye. Nabokov se caracterizaba por preocuparse de su prosa en exceso, de engolarla, de nutrirla, y podría uno esperar que Kubrick, siendo un perfeccionista consumado, uno de los más geniales directores de todos los tiempos, usara una forma similar para poner en lenguaje audiovisual lo escrito. Se entiende que el tema pudo ser tabú para la época en que se hace la película, que el libro debió ser elidido para acatar a los censores de Hollywood, pero no puede erigirse sobre la base del tabú un trabajo cinematográfico «basado en una novela» que no es coherente ni siquiera desde sí mismo y mucho menos en respuesta a la novela que adapta.

    Jeisson Sánchez
    20041160056

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuesta, Jeisson, entender su comentario, cuando afirma que la obra trata de "zombis"!!!

      Eliminar
    2. "(pedofilia, pederastia, zombis, etc)" JajajajajajaXD

      Eliminar
    3. No me refería a que Lolita tratara de zombis, era más a modo de ejemplo. Lo que está de fondo no es el tema, que puede ser uno "importante" como la pedofilia y la pederastia, o uno trivial como los zombis. El ejemplo pretendía más poner por encima que lo importante es la identificación desde la intención del cine como arte para la exposición y que si esa identificación no se da, sin importar de qué tema trate la película, pues no se cumple el objetivo.

      Eliminar
  30. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  31. Lolita es una de esas historias de “amor” donde el final es igual o más polémico que los motivos que dan rienda suelta a una relación que transita entre la comedia, los impulsos naturales, el miedo y delirio. Es quizá por su naturaleza de resistencia a límites que éste amor se considera fantástico, en la medida en que es la fantasía un poder sin límites, y fantasear significa precisamente eso, volar lejos de la realidad en que se inscribe con un otro, es decir, que un amor tan codiciado como el que le profesa H.H. a Lolita desborda cualquier realidad compartida.

    En ese sentido, cabe señalar el momento en el que H.H. presenta a su fantasía de mujer: “entre los nueve y catorce años, surgen doncellas que revelan a ciertos viajeros embrujados, dos o más veces mayores que ellas, su verdadera naturaleza, no humana, sino nínfica (o sea demoniaca); propongo llamar nínfulas a esas criaturas escogidas”. Y de esa manera entender cómo H.H. empieza a crear situaciones para alcanzar esa dicha letal: falsa boda, simular una imagen paterna y luego sacar el mayor provecho de la situación de orfandad de su Lolita. Otro momento de gran elevación artística para recrear la obsesión del personaje H.H. es cuando, casado ya con la madre de Lolita (Charlotte), se encuentra con ésta en la cama abrazándola mientras mira una fotografía de Lolita que hay encima de la mesa de noche. Una revelación que se traduce en un dilema entre el pensamiento y la acción.

    La historia, en suma, pone en evidencia algunas sombras de lo oculto en el hombre y el control social al que se encuentran sometidas. Es por eso que ningún personaje al final consigue alcanzar sus sueños, o al menos la realidad supera a la fantasía y el amor, en ese sentido, renuncia a finales felices.


    Felipe Roa - 20112160054

    ResponderEliminar
  32. Habría que mencionar, en primer lugar, que la relación entre cine y literatura siempre será controversial, fundamentalmente por el abismo resultante de las divergencias que existen entre estos dos tipos de lenguaje, cada uno tan complejo. Distracción, fascinación, avidad de entretenimiento, ha significado el cine para muchos; por otra parte, la interpretación de la novela literaria que convoca a la imaginación del lector, en muchos casos, se ve mutilada o mutada en adaptaciones grotescas y superficiales (propias del cine Hollywoodense)
    No obstante, Kubrick y Nabokov logran aproximar la obra literaria al cine a través de un elemento que particularmente considero clave, no sólo en el caso de Lolita, sino de la literatura contemporánea en general: el realismo psicológico. Hábilmente, Kubrick y Nabokov, como se dice en la reseña del presente blog, logran tejer un hilo de pensamientos explorando ansiedades, deseos y miedos en el personaje principal. En esa medida cabe preguntarse por cómo una secuencia de imágenes puede vehiculizar la incertidumbre humana en un contexto de degradación social como lo hace magistralmente Navokov:
    Si pedimos a un hombre normal que elija a la niña más bonita en una fotografía de un grupo de colegialas o girl scouts, no siempre señalará a la nínfula. Hay que ser artista y loco, un ser infinitamente melancólico, con una burbuja de ardiente veneno en las entrañas y una llama de suprema voluptuosidad siempre encendida en su sutil espinazo, para reconocer de inmediato, por signos inefables - el diseño ligeramente felino de un pómulo, la delicadeza de un miembro aterciopelado y otros indicios que la desesperación, la vergüenza y las lágrimas me prohíben enumerar- al pequeño demonio mortífero ignorante de su fantástico poder.
    La cadencia, podría decirse, de la secuencia cinematográfica en Lolita, refleja el tránsito y la alteración acelerada de los pensamientos humanos. La ironía y la crueldad inherentes al amor, o más bien al sujeto amante, atraviesan la obra de Kubrick. A mi parecer, Kubrick de la mano de Navokov, logran una buena traducción al lenguaje visual, de la trágica (en el sentido que no se encuentra un síntesis) condición humana.

    Jazmín Márquez 20101160043

    ResponderEliminar
  33. Lolita es una novela de Vladimir Nabokov que presenta una mirada distinta ante las cualidades típicas de ternura e inocencia escenificadas en una joven de 12 años. Lolita, el personaje que crea Nabovok es atractivo a los ojos del lector a causa de que va más allá del modelo convencional. Esta obra está dotada de un lenguaje elaborado que junto con el uso de metáforas e imágenes captura al lector desde un inicio.

    •Personajes:
    Humbert Humbert es el padrasto de Lolita, estudió Literatura Francesa y desde su juventud experimentó una situación que lo marcó para el resto de sus días: la muerte de Annabel. Con Annabel compartió una amistad, pero significó más que eso, fue su primera experiencia amorosa y sexual; sin embargo, ella a causa de una enfermedad, la Tifus muere. Ese suceso fue una frustración, un obstáculo para sus relaciones venideras, que se traducen en la reencarnación de ese viejo amor en una nueva joven, Lolita.

    Lolita es un personaje con varias tonalidades, descarriado, desafiante, sensual y cruel. Desde un inició Lolita captura la atención de Humbert, quien al ser llevado por la señora Haze al jardín y encontrarla allí, toma la decisión de hospedarse en esa casa.

    Para Humbert, Lolita es una nínfula, él asocia a las nínfulas con la naturaleza demoníaca, son niñas entre los nueve y catorce años encantadoras, que resultan atractivas a los ojos de hombres que pueden doblar o triplicar su edad.
    Sin lugar a dudas, estos personajes conducen la historia hacia la fantasía e imaginación, esa es una cualidad de la escritura de Nabovok sin necesidad de ser explícito y de llevar la obra a los momentos esperados por el lector, desarrolla por medio de su prosa una potencialidad de situaciones que mantienen vivo el interés por la lectura de la novela. Evidentemente Lolita es una propuesta literaria que transgrede valores, posturas éticas y morales a partir de la relación que se da entre Humbert, el padrasto y Lolita, su hija.

    •Relación película y libro:
    En cuanto a la relación entre la película de Kubrick y la novela de Nabovok, la película logra sintetizar en breve tiempo los elementos que son esenciales de la obra, como la trama y el sentido de la novela. Además Kubrick por medio de un lenguaje simbólico, de la caracterización de los espacios y personajes desarrolla una construcción muy acertada de la novela desde el cine.

    Diana Milena López López.
    20112160041

    ResponderEliminar
  34. El amor vicisitud importante en la vida del hombre, siempre un encuentro con el en cualquier momento de la existencia , en Lolita el amor demuestra en cierta forma que no importan los prejuicios sociales ni las condiciones si en realidad existe la voluntad de amar ynser amado, la batalla del hombre en sentir felicidad y placer pero acosta de su reputacion y papel en la sociedad, amar sin importar las consecuencias o amar en silencio serian la dualidade vista...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bellas palabras, pero no tocan mucho lo que acontece en Lolita, ni en la novela, ni en la película.

      Eliminar
  35. La obra de cine gira intenta ser una de las adaptaciones mas fieles de una obra literaria, inherentemente cambian momentos, lugares, personajes y algunos pensamientos del autor al productor y/o director de cine pero su intención es la misma. Plantear los problemas de la reglamentación firme de una sociedad que no concibe muchas de las otras moneras y formas de ver el mundo, afrontar desde otra mirada las nuevas formas de ver y entender el mundo. Lolita, por ejemplo, muestra como el canon de lo que es y no debido se rompe con su relación con personajes como Quilty y Humbert e incluso con su propia madre.
    La importancia de personajes que en otras obras no hubieses sido trascendentales, o hubiesen sido pasajeros, Quilty, The Guilty de todo lo acontecido en la obra, un personaje que, sin ser principal en la obra es tan fundamental como Lolita, quien maneja la trama y hace que la obra viva a la luz de quienes leemos sus paginas o vemos su obra en cine.
    Nabokov utiliza una figura calculadora, fría que sin ser un personaje principal esta en el entramado de lo sucedido a nuestro personaje principal, the guilty del desamor de lolita, the guilty de la desestabilidad emocional y psicológica de los personajes, the guilty del comienzo y que son su muerte le da un final a la obra entera.

    Leonardo Sarmiento
    20101160032

    ResponderEliminar
  36. En Lolita, la película de Stanley Kubrik, encontramos una fiel interpretación de la novela homónima, escrita por Vladimir Nabokov. Obra que requiere de un análisis muy profundo de los caracteres psicológicos de los personajes, ya que como vemos en la obra escrita, que se encuentra dividida en tres partes, pasamos de un acercamiento emocional hacia la protagonista y generando un rechazo hacia el personaje de Humbert; en su segunda parte, nos sucede un poco al contrario, y finalmente en su tercera parte, surge una sensación de desconcierto hacia los personajes principales y hacia el personaje detrás de las cortinas, Quilty, que en la representación cineasta se evidencia mucho más su personalidad a diferencia de la obra literaria, que requiere adentrarse en un diálogo permanente entre el libro y los múltiples otros yo que genera una obra sublime como la de Nabokov.
    Julián Pardo
    20091160062

    ResponderEliminar
  37. LOLITA
    La representación de un hombre mayor que se enamora de una niña, la niña que seduce al hombre mayor, el amor prohibido, infidelidad, la tentación, el amor perdido, el engaño, sentimientos y situaciones que Nabokov ingenió en la novela y que la película muestra con gran sutilidad. La atracción del hombre sin permitirle caer en cliché, una película muy cuidadosa del escándalo, muy sugerente y poco explicita ese es su encanto. El interesante juego de personajes en los que Clare Quilty, un poco extraño, un poco loco, artista, creativo, quien sabe perfectamente lo que ocurre entre Lolita y Humbert y que aparece disfrazado en distintos lugares. El juego de llamarle padre a un hombre con el que ha vivido y mantenido relaciones en una esfera íntima prohibida, bochornosa, escandalosa para la sociedad. Existe la percepción de coqueteo y descaro entre estos dos personajes pero nunca se sugiere que lolita corresponda a Clare Quilty más bien parece que este hombre la sigue por ello es de gran sorpresa que al final de la película como en la novela Lolita le confiese a Humbert todo lo que había sucedido con ese personaje.

    ERIKA GONZALEZ
    COD:20092160074

    ResponderEliminar
  38. Teniendo en cuenta la relación cine-literatura, nos encontramos con el problema de lograr captar la esencia de lo que está en la obra literaria para así llegar a transformarla en un lenguaje cinematográfico efectivo, que a mi parecer es la idea cumbre de Kubrick al realizar dicha adaptación, en relación con las demás adaptaciones.
    Esta adaptación de Lolita no pasa al plano de lo físico erótico para demostrar la relación entre Dolores y el profesor Humbert, sino que a partir de planos sugerentes (como el de la pedicura, entre otros) nos lleva a percatarnos de la relación naciente entre los dos personajes, formando así un triángulo amoroso que contaba con la presencia de Charlotte Haze, madre de Lolita.
    Aunque el guion originalmente es escrito por el mismo Nabokov no se puede dar una adaptación completa del mismo dada su extensión, es por ello que lo logrado por Kubrick se trata como una obra maestra. La esencia de esa Lolita adolescente, enamorada de la figura que tiene por profesor-padrastro, el imaginario del escritor solitario y la viuda en búsqueda del nuevo amor dan a esta historia un toque “tabú” para la época en la que es escrita y producida la siempre recordada Lolita.

    Caterine Mancera
    COD: 20092160052

    ResponderEliminar
  39. Lolita, adaptación hecha por Kubrick, cumple con las expectativas de la novela escrita por Vladimir Nabokov. Aunque con regularidad se pone entre dicho, el arte de la imagen con relación a las obras escritas, no puedo más que unirme a quienes afirman que no es posible compararlas.Pues se trata de dos cosas completamente distintas. Sin embargo, es posible ver con regularidad adaptaciones de obras literaria, unas mejores que otras, entre ellas la de Kubrick, la cual más que seguir el argumento fielmente -teniendo en cuenta que esto sería muy complejo- da cuenta de la integridad de la obra.
    Cada pieza de la película, parece estar pensada para dar a entender más de lo que se logra ver; los pensamientos de Humbert Humbert, hechos en vos en off, dan cuenta clara de la primera persona en los que esta escrita la obra;
    los lugares, costumbres y personajes de la cinta, permiten asumir con tranquilidad la sociedad que describe con tranquilidad Nabrokov, una sociedad con doble moral, clase media, con un estilo de vida pequeño burgués bastante superficial y deprimente.
    No obstante, esas pequeñas partes que no logra capturar el film, son las permiten conocer mejor a los personajes, sus fortalezas y debilidades, sus demonios, etc. por ejemplo las crisis psicológicas de Humbert, son tratadas con bastante superficialidad en la película; por el contrario, la obra literaria permite analizar mejor estas causas, la muerte de su madre, de su novia adolescente, el abandono de su compañera, etc. permean al lector de tal manera, que es posible justificar la conducta maniática de Humbert "si se puede calificar con este termino cruel a la melancolía y a una sensación de angustia insoportable..."

    ResponderEliminar